Agarro de la mano a la chiquita que me ayuda a subir la montaña y las dos sentimos al ángel que se volvió luz para cuidarnos desde el cielo.

Aunque nunca te abracé, ya son tres meses de amarte, Gabi.